President's Perspective Blog

El Liderazgo en Tiempos Difíciles: Cómo Cambiar el Pensamiento Pesimista

Paid Advertisement
leadership

Los procuradores de fondos son líderes, simplemente por la naturaleza del trabajo que desempeñan y los nexos que tienen con la gente tanto interna como externa a sus organizaciones. Como líder, la gente—ya sea personal y compañeros de trabajo, donantes y voluntarios, o inclusive su CEO o miembro del consejo directivo, acude a usted con sus problemas y retos.

Se enfrenta un alud de problemas a diario, y puede ser difícil mantenerse optimista y energizado, y aún más difícil mantener a los demás inspirados y enfocados en sus tareas cuando surge un problema tras otro—es como vivir en una casa de cristal. Agregue problemas como la incertidumbre económica y el bienestar físico y mental, y es fácil ver por qué de vez en cuando algunos se sienten abrumados en su trabajo.

Al mismo tiempo, una de las mayores fortalezas del procurador de fondos es exactamente lo que puede ayudar en estas situaciones—el fundamento mismo de la procuración de fondos: la comunicación. Porque el secreto es que quizá no tengamos la solución a los problemas de manera inmediata (o quizá un poco después), pero lo más importante es cómo respondemos a la gente y nos comunicamos con ellos cuando tienen problemas. Si podemos cambiar sus ideas sobre abordar los problemas, entonces probablemente ya tengamos ganada la batalla, sin importar cuál sea la respuesta para ese reto en particular.

Lo que a mí me ha funcionado durante mi cargo como líder—y especialmente durante la pandemia—es pensar en los problemas y retos como oportunidades para el liderazgo, crecimiento, cambio y optimismo. Aquí hay 3 formas en las que pienso acerca de los problemas y retos con esta estrategia:

Cada problema es una oportunidad para revisar lo que hacemos y cambiar las cosas para mejorarlas. Resolver un problema, en sí mismo, significa que la situación va a mejorar a la larga. Así que, enfóquelo de esa manera. ¿Qué es lo que va a mejorar al enfrentar este problema? ¿Cómo vamos a servir a la gente de mejor manera? ¿Cómo mi personal y yo vamos a mejorar al encarar este problema? Inclusive un problema pequeño puede presentar oportunidades y obligarnos a replantear cómo hacemos las cosas y por qué las hacemos.
 
Cada reto es una oportunidad para descubrir quién es realmente como líder y demostrar sus principios y valores. ¿Está cuidando a su personal? ¿Respeta sus principios y valores? ¿Está trabajando con los donantes y miembros para asegurar que se les esté cuidando? ¿Se está enfocando en su resultado final, que es crítico, pero también lo está haciendo con empatía y comprensión? ¿Está enfrentando los problemas en el grupo de trabajo desde un punto de vista equitativo e incluyente? La forma en que usted enfrente un problema dirá mucho de usted, y la gente lo percibirá en sus interacciones.

Cada problema es una oportunidad para acabar con el pensamiento negativo y el pesimismo, y mantener a la gente energizada y comprometida con el trabajo que llevan a cabo. Algunas veces no se requiere demasiado para que un par de pequeños problemas crezcan y se conviertan en algo mayor. Aún si los problemas no se complican, el personal y demás personas pudieran percibirlos como muy significativos si no se enfrentan rápidamente. Aproveche cada problema o reto para agradecerles su esfuerzo, sin importar qué tan grande o pequeño haya sido el problema, pero por supuesto, hágalo de forma genuina y sincera. Busque la razón por la cual surgieron los retos, especialmente si tienen que ver con las relaciones entre el personal y el lugar de trabajo, ya que esto pudiera indicar que hay problemas mayores o sistémicos. Hable con ellos sobre el impacto de su labor y qué tanto el solucionar este problema o reto afecta el impacto que ellos puedan lograr día tras día.

Por supuesto, no estoy sugiriendo que CADA problema o reto deba llevar a una larga revisión de las operaciones, o que usted deba inspirar a su personal acerca de cada problema que le comenten. Pero me gusta pensar en los 3 factores que menciono arriba como parte de una mentalidad de liderazgo. Cuando empezamos a ver a los problemas de esta manera, facilitamos muchas más ideas e innovaciones, y seguimos siendo conscientes y proactivos en nuestro quehacer. Eso es increíblemente importante, especialmente en estos tiempos, para mantener a la gente conectada con nuestra organización, y con una actitud positiva y optimista sobre el trabajo que hacen en nuestra representación.

¿Y usted? ¿Cómo aborda los problemas y retos? Envíeme sus ideas ya sea a Mike.Geiger@afpglobal.org o en Twitter a @AFPMike Geiger. Y por supuesto, puede aprender acerca de todas las ideas de liderazgo en AFP LEAD este otoño, del 20 al 22 de octubre, en Houston. Inscríbase ahora.

a signature

 

 
Mike Geiger, MBA, CPA

Paid Advertisement

Read More

Want The Latest AFP & Fundraising News Delivered To Your Inbox?Sign Up Now!

Recommended for You

Members: Sign in to view your personalized recommendations!

Sign in